El ser del mito

Tengo frente a mí un pequeño reloj de bolsillo. Escucho su rutinario tic-tac. La vida retenida en un minuto. El polvo microscópico de la habitación se escurre con más lentitud que mis pensamientos y se filtra por el cristal de la pequeña maquinaria. Todo son cenizas imperceptibles, inaudibles, etéreas. El tiempo transcurre sin darnos cuenta,…