Desde mi cabaña

Desde mi cabaña

Los árboles, si se les deja, tienden a ser bastante longevos. Ellos sobreviven al presente, como nosotros; conservan del pasado su porte y sus anillos concéntricos al igual que nosotros. Con el paso del tiempo nuestra figura se rellena de recuerdos, animados unos, inanimados y estáticos otros, rodeados siempre de cierta corteza que se aja…